cueva del viento

Por la Cueva del Viento

¡Tenemos plan! Visitar la Cueva del Viento y después parar en el Puertito de los Silos o Buenavista para tomar un cafecito. Ufff que ganas, sobre todo ver la Cueva del Viento. ¿Cómo podemos tener el tubo volcánico más largo Europa, además del quinto más largo del mundo, y todavía no haber estado allí? Pues llegó la hora.

La única manera de visitar la Cueva del Viento es a través de una visita guiada. Esa visita hay que reservarla con antelación a través de internet, a través de su página web. Como se hacen visitas en diferentes idiomas, la mayoría de los días sólo se forma un grupo en cada idioma. Así que reserva o adquiere el ticket con antelación si tienes claro que día quieres ir.

El punto de partida es el Centro de Visitantes que está en Icod de los Vinos. Una vez que estás en esta población hay carteles que te indican que dirección seguir, es fácil, abajo indico cómo llegar.

Cueva del Viento

Paneles explicativos dentro del la Cueva del Viento

En el mismo Centro de Visitantes vemos un vídeo, y el guía nos da información sobre los diferentes tipos de volcanes y erupciones. Finalmente nos explica lo que vamos a ver en la Cueva el Viento. Somos un grupo de unas 20 personas.

Antes de montarnos en las furgonetas que nos llevarán hasta la zona donde se encuentra la Cueva, reparten cascos y linternas frontales a todos. Tardamos muy poco en llegar. Bajamos del vehículo y hacemos una pequeña caminata hasta la entrada de la Cueva. Por el camino hacemos varias paradas donde el guía nos explica y señala características del paisaje. Se ven restos claros de lava solidificada, campos de lava, así como espacios donde no hay pinos en mitad de una amplia arboleda. Este hecho nos puede indicar que probablemente hay un tubo volcánico debajo, y por ello no hay tierra suficiente para que un árbol pueda crecer, curioso ¿verdad? Caminamos por un antiguo camino real de los muchos que hay en la isla, y en este caso se puede ver que en el camino hay tramos de la misma colada de la cueva. Es muy probable que debajo nuestro, debajo del camino real, haya un tubo volcánico.

Tubo volcanico en la cueva del viento

Tubo volcánico de la Cueva del Viento. En un pasado por aquí discurría un río de lava

Es muy bonito tener que hacer este recorrido para llegar hasta la cueva. Si se pudiera llegar en coche hasta la misma entrada se perdería el encanto de esta visita.

Entramos a la Cueva del Viento por unas escaleras metálicas con los cascos puestos y los frontales encendidos. Hay varios puntos con carteles explicativos, y durante el recorrido el guía nos explica y nos indica el trayecto de la lava. Los ríos de lava fluyen por las laderas de la montaña, y las partes externas se van enfriando y solidificando mientras que la lava sigue fluyendo por su interior. Sigue fluyendo por una especie de tubo, lo que llamamos ahora tubo volcánico. Poco a poco la cantidad de lava disminuye y disminuye, quedando el espacio donde nos encontramos durante el recorrido. En el momento de crearse ese tubo volcánico, con la lava fluyendo por su interior y con sus paredes exteriores solidificadas, es normal que otro río de lava fluya por encima y se forme otro tubo volcánico sobre el primero. Así pues se forman varios niveles de tubos, en este caso hasta tres niveles. Esto se puede observar muy bien en esta visita, sobre todo gracias a las explicaciones del guía. Los ríos de lava de esta Cueva venían de Pico Viejo, el pico que se encuentra muy cerca del Teide.

Paseando en la Cueva del Viento

Caminando por un tubo volcánico de la Cueva del Viento

Con el tiempo estas cavidades han sido refugio de animales y personas. Se han encontrado restos de animales ya extinguidos como lagartos y una especie de rata gigante.

Se dice que el total de los tubos volcánicos que tiene la Cueva del Viento superan los 17 kilómetros de longitud. El recorrido que hacemos dentro de la Cueva no es muy largo, unos 250 metros. Hay que tener en cuenta que preparar la zona para las visitas guiadas, con un 100 % de seguridad, supone muy esfuerzo y este tipo de cosas necesitan su tiempo. En un futuro la longitud de tubos que podrán visitarse aumentará. Parece ser que para que estas visitas sean posibles, así como para el mantenimiento de la cueva, los integrantes del equipo que trabajan aquí reciben únicamente los ingresos obtenidos gracias a estas visitas guiadas. No quieren que por recibir subvenciones este lugar se convierta en un lugar turístico masificado. Quieren mantener el encanto que tiene ahora, y sin duda espero que lo consigan.

Guia en la Cueva del Viento

Guía explicando un detalle de la Cueva del Viento

Volvemos hacía las furgonetas por otro camino, y hacernos algunas paradas donde el guía nos da interesantes explicaciones sobre el entorno. Por ejemplo paramos en una era, espacio donde antiguamente se trillaba el grano. O por ejemplo el guía nos pone a prueba preguntándonos si sabemos porque el pino canario no llega a arder del todo y sobrevive a los incendios. ¿Lo sabéis? Pues nos explico que el pino, con los años, se ha adaptado al terreno y al lugar donde vive. Vive en un lugar volcánico donde las erupciones en un pasado eran frecuentes. Para que la madera, o cualquier cosa, arda necesita oxigeno. Pues parece ser que el tronco del pino canario está constituido por capas, y entre unas capas y otros hay un espacio pequeño pero suficiente donde no hay nada de oxígeno. Gracias a eso no se produce la combustión, no arde la capa interior y el árbol sobrevive. El árbol por fuera está todo chamuscado pero enseguida brotan sus ramas otra vez y se recupera rápido. Esto sí que es adaptación al medio, ¿verdad?

Como conclusión decir que visitar la Cueva del Viento es muy recomendable. Es una excursión sencilla pero en un marco incomparable. Quizá podría mejorarse más la iluminación dentro de la cueva ya que los frontales limitan un poco… Pero por otro lado disfrutar de esta maravilla geológica junto con el misterio que ofrece la oscuridad de una cueva tiene su encanto 🙂

———————————–

  • Duración: 2 horas (45 minutos dentro de la cueva)
  • Precio: 16 € Adultos – 10 € Adultos residentes canarios (presentando el DNI), 5 € niños (residentes y no residentes)
  • Dirección: C/ Los Piquetes 51, 38430 Icod de los Vinos
  • Cómo llegar: Cuando llegues a Icod de los Vinos debes coger la carretera hacia El Amparo, podrás ver señales indicando “Centro de Visitantes – Cueva del Viento”. Al llegar al restaurante El Refugio hay que girar a la izquierda y a un kilómetro se encuentra el Centro de Visitantes.
  • Teléfono: 922 815 339 (martes a sábado de 09:00 a 16:00 horas)
  • Se pueden adquirir las entradas a través de la página web de la misma cueva..

GALERIA DE IMAGENES DE LA CUEVA DEL VIENTO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR